Ver Viajes del Mundo en un mapa más grande

martes, 29 de noviembre de 2022

CUENTOS ESCOGIDOS, de Joy Williams

CUENTOS ESCOGIDOS, de Joy Williams 

Los cuentos de Joy se pueden leer sentado, tumbado, de día, de noche, en muchas circunstancias diversas menos una en concreto: con prisas o con desgana. No estoy leyendo un relato donde suceden cosas típicas ni concluyen rotundamente, sino todo lo contrario. Las cosas que suceden se expresan como piezas que no terminan de encajar entre sí y que dejan una sensación de extrañeza y desasosiego porque así es la naturaleza de las cosas que ocurren, da igual las que sean. Es que estamos ante una lectura peculiar. No terminan de agobiar por la intensidad de lo que pasa, pero te pueden dejar la impresión de que algo está sucediendo ante mis ojos y no lo estoy apreciando en su justa medida. Hay que estar atentos a lo que está pasando porque en cualquier distracción sientes que te has perdido algo esencial. Pero es una sensación falsa, no es cierta, no se te ha perdido nada si no te distraes mucho: está ante tus ojos, frase tras frase. Es, cómo no, esa sensación de extrañeza ante las cosas que pasan. Es la ausencia de un futuro con lo que te traes entre manos, la carencia de una afectividad real con los que te rodean a diario.Yo las contaría de una forma más plana para hacerme entender, y ahí si se me estaría escapando algo esencial no de lo que pasa, sino de cómo lo entiendo personalmente. Y ahí está la gracia del asunto. La gracia de Joy Williams. Una especie de realismo mágico, según las etiquetas que aparecen junto al nombre de la escritora de forma habitual.
Por ejemplo, las mujeres ofrecen poca seguridad a la gente que las rodea, pero no son exactamente frágiles. No terminan de ser adultas, incluso cuando alcanzan esa edad, y no por infantilismo, sino porque no terminan de adaptarse al mundo como se espera de ellas. Es ese tipo de adulto que uno no querría ser.
Eso les confiere una vida interior intensa como pocas veces se ve, siempre a través de fragmentos rotos de vida monótona, convencional, nada de situaciones extremas o retorcidas, pero es lo que como lectores buscamos de un cuento. En cuatro pinceladas te describe lo ingrata que es la vida por mucho que te esfuerces en lo contrario. La comunicación más íntima con la otra persona se ofusca, se debilita como un árbol enfermo y te empuja a buscar a una persona nueva con quien empezar de cero. La mayoría de las veces con idéntico final. Las interpretaciones de estos cuentos parecen variadas, pero todos los personajes parecen no encajar en su propia vida, en su propia familia, en su propia casa. Si te sientes extraño en el mundo, pero en un grado como de que esta taza de café, la de siempre, tiene algo que no la hace tuya, este es tu libro. Aunque no sea cierto eso que sientes. Solo son palabras escritas, pero en las palabras ella ve cosas que otros no ven o no se atreven, en realidad, a contar.
No son cuentos en torno a una idea central y poderosa, que puede ser también, sino pequeñas sensaciones como picotazos en la piel que van conduciendo, aunque no lo parezca, a estados emocionales reconocibles, precisos, de esos por los que pasamos a lo largo del día sin darnos cuenta pero que marcan el estado de ánimo con que lo acabas y te acuestas cada noche. Esto casi parecería un don de la escritora de no saber que también hay mucho trabajo tras cada uno de estos cuentos. No recurre a párrafos alambicados ni a sentimentalismos, es una prosa despojada de sentimentalismos, de juicios y pretendidas explicaciones psicológicas. Y todo eso mientras los personajes conducen, descansan al sol en el jardín, están en una fiesta de unos amigos, salen del trabajo...
Joy Williams lleva publicando desde 1966, y parece recorrer Estados Unidos con su vehículo desde entonces los lugares anodinos de la vida en todos sus rincones. Ella, y muchas veces la compañía de un perro en los cuentos, les da su toque narrativo hasta hacer interesantes esos escenarios entre Tucson (Arizona) y Laramie (Wyoming), donde vive. Son 46 historias, de las cuales 13 son nuevas. Unas 720 paginas.

Aqui algunos enlaces mas que me parecieron interesantes: NEW YORKER y El ESPAÑOL

martes, 8 de noviembre de 2022

MI UCRANIA, de Victoria Belim

MI UCRANIA, de Victoria Belim

Victoria Belim nació en Ucrania, de donde emigró a EEUU a los 14 años. Después se instaló en Bruselas e inició una serie de viajes a su país natal a partir de 2014, con la invasión rusa de falsa bandera ya iniciada. El libro responde a una preocupación: la de perder sus recuerdos, lo que quedaba de su familia, su trozo de patria a manos no sólo del invasor, sino de los efectos tiempo que borra lenta pero inexorablemente el pasado conforme van muriendo nuestros padres, abuelos y bisabuelos. Belim rescata estas cosas con su personalidad más original antes de que Putin saque a pasear su propio ejército sin ocultarlo en 2022. Es lo que quiere dar al mundo de primera mano, las sensaciones de su abuela, de su vecina, de primos lejanos en otra localidad, de un taxista o de una bolillera ante las inquietudes del presente y los recuerdos de la URSS. Por eso, de forma recíproca, la gente le pregunta a ella: ¿Cómo se vive allí en Bruselas? Claro, el contraste con occidente es brutal. 
El libro, sin pretenderlo, nos ofrece una historia familiar de Ucrania desde 1900, fecha del nacimiento de Nikodim, un hermano de su bisabuelo, hasta nuestros dias, ya que si bien no sigue un orden cronológico, ella lo va contando conforme se va enterando de cosas o las recuerda: la explosión de Chernovil, la colectivizacion agraria, etc. La accion es escasa en el ir y venir por las antiguas casas ocupadas y posteriormente vendidas por la familia. El tiempo de Victoria Belim se pasa en discutir con la abuela, conocer a quien le pudiera dar noticias del paradero de Nikodim, cultivar paratas y blanquear los troncos de los cerezos de la huerta con cal, recordar las circunstancias del suicidio de su padre en Estados Unidos, etc. El hilo conductor de toda esta amalgama es la impresion que causa en el animo de Belim, un vaiven de emociones que alcanza su punto álgido cuando cae en sus manos lo que realmente paso con este pariente, no excesivamente lejano para ella.
Es la excusa para ir conociendo capitulos de la historia ucraniana. Por ejemplo, la gente de la calle recuerda la colectivizacion agraria de Stalin y la hambruna que provocó. Las delaciones entre vecinos que se habían llevado bien toda la vida por culpa de este Holodomor. Las desapariciones, ejecuciones y otros castigos de la época... las historias familiares que permanecen muy sepultadas entre los recuerdos de la gente mayor porque eran hirientes o incluso traumaticas. Aún así, hay gente que todavía cree en Stalin, tema con el que comienza, y acaba, Belim su libro. 
Me quedan claras dos cosas: que a la gente de la calle se la ha llevado a luchar, en estos momentos, contra sus vecinos de la otra parte de la frontera sin motivos evidentes porque se sabían todos muy próximos culturalmente; se conocian de sobra. Es algo que hace unos días le escuche también a Svetlana Alexiévich en una entrevista. Lo otro es lo profundamente agraviados que se sienten muchos por el régimen soviético a un nivel difícil de superar. También está la escasa confianza en los distintos gobiernos de Kiev, pero eso es algo típico de países que funcionan mal (no hay que irse hasta Ucrania para verlo). La burocracia ucraniana es hija legítima del barullo podrido e ineficaz de las oficinas de la antigua URSS.


Queda esa sensación apremiante de que "esto se acaba" cuando lees que los jóvenes de los pueblos se largan si pueden y los mayores plantan patatas en sus huertos porque ahora, como hace 50 o 100 años, tal vez sea lo único que tengan para llevarse a la boca en los proximos meses. Belim se mete en la vida de gente bastante pobre y esa es la fuerza del relato porque es auténtico: ella es de allí, está allí, habla su lengua, vive con su familia y sus amigos. 
En la poca acción que alberga el libro, hay tres catalizadores de lo que ocurre: la abuela de la autora, Valentina, en cuya casa se hospeda y quien le transmite los principales recuerdos de familia; y la Casa de los Gallos, el nombre con que se conocía a la casa de la KGB en su pueblo (Poltava), y donde esiguen estando los archivos de la gente y de lo que les hacían, incluso si los hacían desaparecer. Archivos de de la policía secreta soviética que hereda la actual República de Ucrania del mano del actual USB. Un lugar de tan malos recuerdos que aún lo evita la gente. El lugar donde la autora va a buscar a su tío bisabuelo desaparecido en 1937: Nikodim. 
El tercer catalizador de la narración es el huerto de Valentina, todo el tiempo y pensamientos que le dedican. El significado profundo que contiene en una sociedad agraria y más pobre que las nuestras del mundo occidental, rico e industrial 
En la recta final del libro, la autora recibe en sus manos el informe desclasificado de Nikodim, donde se explican muchas cosas del presente de Victoria Belim, de su familia y de la actual Ucrania. Baste decir que es un ejemplo perfecto para ilustrar el Ministerio de la Verdad orwelliano, y que las peroratas rusas actuales para justificar la guerra parecen sacadas de estos informes infames; mentiras y verdades retorcidas. El aroma de todo el libro responde al clima internacional actual: no esta escrito para los ucranianos, esta escrito para el resto. Putin era funcionario de ese mundillo opresor. Son importantes los libros acerca de la historia de la URSS, del KGB, de Stalin, etc. Pero no olvidemos que si son importantes, lo son en la medida que arruinaron la vida de millones de personas, y este es un ejemplo palmario de que lo que paso en los años 30 del siglo pasado.  Tiene resonancias muy fuertes en las vidas particulares de la gente comun en la Ucrania del siglo XXI. Por supuesto, es otro acierto del libro. Cuando leamos cronicas actuales del conflicto, tener esta lectura como referencia puede iluminar un poco mas la realidad.
Una reseña mas en EL PAIS  
Una entrevista a la autora en ELLE y en HUFFINGTON POST

lunes, 24 de octubre de 2022

LA GUERRA MULTIDOMINIO Y MOSAICO, de Guillermo Pulido

 LA GUERRA MULTIDOMINIO Y MOSAICO, de Guillermo Pulido

La guerra siempre es un territorio de sentimientos e ideas encontradas. Unos la miran de frente, otros de reojo sin importarles demasiado, y otros la niegan. Entre los primeros hay tambien muchos bandos. Pero sea cual sea la postura, conviene saber de lo que hablamos. Desde que las pantallas de TV entraron en cada casa, para atraer nuestra atencion entreteniendonos y vendiendo cosas las imagenes de guerra se han hecho un hueco. Incluso llegaron a resultar en magnificas obras de ficcion e hipnoticos documentales y noticias. El hecho esta ahi, guste o no, y no por mucha ideologia que uno demuestre los efectos de la guerra le van a respetar. La guerra de Ucrania es la ultima vuelta de tuerca al respecto. Nunca habia visto en las redes sociales esos combates, acciones de guerra con explosiones, muertos y heridos, ejecuciones sumarias que antes pertenecian al mundo de las cosas que se tardaban en demostrar. Ahora no, ahora una matanza de civiles o soldados cautivos te la suben a internet en horas.

Como resalta el libro de Guillermo Pulido, muchas de las formas de hacer la guerra actuales vienen de las dudas que se planteo el ejercito norteamericano tras perder en Vietnam. Y eso despues de estudiar las doctrinas de la URSS. A partir de ahi, desde finales de los 70 y los 80, se va repensando la forma de hacer la guerra. Con la mente puesta en sacarle partido al gran presupuesto de defensa, en como contrarrestar a la URSS y a la doctrina Gerasimov, y en los avances tecnologicos que cualquiera advierte al cabo de unos pocos años, este libro describe como se hace la guerra en nuestros dias, al menos desde una perspectiva OTAN. Si alguien le interesa como se desarrolla la actual guerra de Ucrania, entendera aqui porque esta ganando a dia de hoy (veremos en el futuro) el pais mas pobre de Europa a la segunda potencia militar mundial. Y no sera por una conversacion de bar, de contertulios que hoy se dedican a Ucrania y mañana a la huelga de camioneros, o un coronel retirado del ejercito con la cabeza llena de topicos o del ultimo giro ideologico en boga. En este libro se describe la importancia de la guerra de salvas, la importancia de los drones, la relativa importancia de otros instrumentos de guerra como tanques, cazas o portaviones. Explica en qué lugar queda la guerra de maniobras tradicional en este tipo de guerras, como se desagregan las utilizades de los grandes cacharros de batalla que hemos visto en tantas peliculas de Hollywood.

El resultado es que la forma de hacer la guerra de la II Guerra Mundial es casi de la epoca de las cavernas. Que la misma Guerra de Irak es casi del neolitico. Y que al leer este libro sabremos que, tal como se esta desarrollando la forma de hacer la guerra, y las que veremos en el futuro, nos recuerdan mas una batalla de la saga Star Wars que, por ejemplo, las batallas de Salvar al Soldado Ryan. El esquema de pensamiento militar afecta a las tres ramas del ejercito, aunque aqui se habla poco del tema nuclear. Supongo que si no estas a la altura de lo que describe este libro, solo te queda apretar el boton nuclear, y asi se entiende mejor el comportamiento de Rusia. Pero no dejar de ser inquietante si piensas las consecuencias con tanta potencia nuclear en manos de un gobernante iluminado...

En fin, podria ser un libro para aficionados a temas militares, pero creo sinceramente que el tema es tan serio que merece enterarse de lo que esta pasando. Yo lo comparo con un cancer: palabra odiosa. Nadie quiere saber de él, pero ¿acaso no nos conviene saberlo? Nos va mucho en ello, puede que la vida. No gusta, pero es lo que hay. Con la guerra pasa lo mismo: hay que agarrar el toro por los cuernos, plantar cara al miedo y la fealdad de las imagenes y saber a que nos enfrentamos. Ya vemos en nuestra vida diaria lo larga que es la metastasis de la Guerra de Ucrania, aunque dificilmente encontraremos a alguien que le guste o lo justifique.

Al autor se le puede acusar de otanista, pero si a España le quitas la OTAN, ¿que le queda? Es la realidad, aunque no guste. Y, por otro lado, actualmente EEUU es la que marca la pauta del desarrollo militar en el futuro porque nadie invierte como ellos (no porque no quieran, sino porque no pueden), asi que todos se miran en su modelo. No hay que tenerle miedo a conceptos nuevos, el autor los explica razonablemente bien. No entra en valoraciones politicas. Algunas de esas, cuando las he leido en sus RRSS, no las puedo compartir. Pero el libro no va de eso.

En cuanto al autor, seguro que mas de uno lo conoce de los medios. Es politólogo, doctorando en Estudios Estratégicos por la Universidad Pablo de Olavide y máster en Seguridad, Paz y Defensa por el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado. Sus principales líneas de investigación son la interrelación entre la tecnología militar y las doctrinas militares en sus efectos en la estabilidad estratégica y la seguridad internacional, el armamento nuclear, la estrategia nuclear y la disuasión estratégica o los conflictos regionales en Oriente Medio. Es autor de numerosos artículos sobre relaciones internacionales, armamento, defensa y seguridad. Editor de de Ejércitos y autor en Political Room. 

miércoles, 19 de octubre de 2022

LORENZ SALADIN, de Annemarie Schwarzenbach

LORENZ SALADIN, de Annemarie Schwarzenbach

Este pequeño libro biográfico rescata la vida y milagros alpinos de Lorenz Saladin. Una vida corta pero intensa en una época en que, como le pasa a la autora, los viajes dejan huellas imborrables, se descubren paisajes ignotos, casi vírgenes, y se vuelve a casa como una celebridad. Para colmo, el caso de Saladin es el un suizo de culo inquieto, bregado en el trabajo desde pequeño (nació en 1896), poco dado a contar sus hazañas por su modestia. Por eso la autora no tiene registros escritos a mano hasta los años finales de su vida pero si fotografías de sus viajes y los recuerdos de quienes lo conocieron. Tampoco sus diarios de las ultimas expediciones estaban escritos para encandilar al publico, eso lo hace Annemarie Schwarzenbach. En este aspecto, el libro funciona como una hagiografia laica, un ejemplo del triunfo de la voluntad sobre el destino hasta el malogrado momento de su muerte en 1936. Muy de su epoca. Habiendo leído biografías más actuales, imagino que ahora se hubiera descrito esa vida con un estilo muy diferente. Son las mismas montañas, pero otros tiempos. Pero si algo destaca de Saladin desde pequeño es su ansia por ver cosas nuevas, salir de casa, ver mundo.
En realidad, hasta 1933 no se nos cuentan más que breves anécdotas de su paso por Francia, España, Sudamérica y Norteamérica. Nada sobre ascensiones concretas, y sí mucho viajar. Pero de regreso a casa en 1933, se organiza un viaje al Caucaso por primera vez con 4 amigos de los que uno muere. Y al año siguiente la segunda expedición: aquí ya entramos realmente en materia alpina. En la primera expedicion van con muchos medios y pocos triunfos. La segunda cuenta con pocos medios y muchas satisfacciones, entre ellas conocer a Vitali Abalakov, del que ya hable en un libro anterior: LOS ALPINISTAS DE STALIN. Aunque sus anotaciones de viaje son sumarias, aquí ya le da por anotar lo que ve y lo que hace.
En 1935 es invitado a acompañar a Vitali al Pamir, y aquello empieza a gustarle muchísimo. Las cumbres en el corazón de Asia son de una envergadura que terminan por conquistar su ánimo y su compromiso el alpinismo. Si en el Caucaso se anotó primeras ascensiones y primeras vías, aquí pasa otro tanto. Es el único extranjero de la expedicion pero cumple muy bien, lo suficiente para volver a ser invitado por las autoridades soviéticas para el año siguiente, 1936. Y es que Saladin, después de haber visto el Kan Tengri, el pico Lenin, el Stalin, etc, deseaba volver y estar donde más lo deseaba el año anterior. Porque la característica esencial con que describe la autora a Saladin es que deseaba afrontar nuevos retos alpinos, lejos de la civilización que más conocía, con todo lo que disponía. Sin otro fin que el descubrimiento y la ascension alla donde muy pocos habian posado todavia los ojos.
Cierto es que traductor advierte, a pie de página, de algunos errores geográficos en que incurre la autora, por lo que a veces sospecho que está biografía de una persona digna de tenerla escrita podía ser bastante mejorable. Pero tal vez no haya otra que esta, así que continuamos. Por otra parte, Saladin es un tipo de alpinista que no se preocupó mucho por hacer de su nombre una marca publicitaria que vendiese mejor sus logros, por lo que no es de los más conocidos de su época. Murió antes de los 40, y el olvido del público llegó pronto en contraste con el recuerdo que dejó en sus verdaderos amigos. Es un final que se detalla en pocos parrafos, aunque lucho contra las congelaciones todo lo que pudo en aquellas soledades asiaticas. En ese aspecto. el libro de Cedric Gras anteriormente comentado da mas detalles seguramente porque al estudiar la documentacion sobre los hermanos Abalakov recabo mejores datos. La autora escribio este libro 2 años despues de la muerte de Saladin, asi que hizo lo que pudo. Ella misma murio en 1942.

domingo, 16 de octubre de 2022

LA GUERRA, de Antonio Machado

 LA GUERRA, de Antonio Machado

Antonio Machado, instalado en Rocafort (Valencia), a instancias del gobierno de la Republica en 1937, escribio algunas cartas, poemas y un discurso que se recogen en este libro ligero de peso, con muchas ilustaciones de su hermano Jose (casi todas retratos de milicianos). Sin embargo, la buena prosa del poeta llena de peso las pocas paginas, todas dedicadas a reforzar la justicia del bando legal, el del ejercito republicano a la defensiva tras el golpe de estado y la injerencia extrajera. 

Tiene por ello un tinte propagandistico, de aliento a no dejarse avasallar por el enemigo con las razones que expone. Es un idealista que se agarra a un clavo ardiendo con tal de no perderlo todo, o asi me lo parece cuando alaba al pueblo ruso y su ayuda, aunque el explicitamente no se defina marxista. En realidad alaba el sentir igualitario del pueblo llano, denosta la justificacion del presente a traves solo del pasado y no de lo que la gente espera del futuro (porque el presente es manifiestamente mejorable, y eso es lo que importa), defiende a la juventud y sus valores frente al inmovilismo de sus mayores, y no discrimina los errores de los aciertos del gobierno de la Republica porque es el unico legitimo para gobernar. Recuerda a Lorca en mas de una ocasion, y el poder de la cultura como alma que explica a los españoles de tendencias diversas y legitimas. Hay momentos en los que asombra la profundidad del texto, a veces es su candidez lo que destaca. En cualquier caso el tono tan emocional de estas palabras ya indica lo mucho que se siente implicado, además de referirnos la muerte como la sombra que planea sobre los defensores de la República 

Al final hay dos cartas de Maria Zambrano, del mismo Antonio y un opusculo de Jaume Pont escrito en el momento en que se reedita el libro, 2022. Esta edicion es un facsimil de la original de 1937. La puedes encontrar gratis en este enlace: https://www.cervantesvirtual.com/obra/la-guerra-1158196/

domingo, 9 de octubre de 2022

CORAZON SOLITARIO, Tom Buk-Swienty

CORAZON SOLITARIO, Tom Buk-Swienty 


Esta no es una biografía más sobre un ciudadano alemán que, al nacer en 1921, supo lo que era el ascenso del nazismo y la II Guerra Mundial. Aqui se cumple lo que muchos dicen: la mejor historia que se puede contar es la real, que la realidad supera la ficción. Lo que hace interesante la vida de Hans Horn es que era un chico de clase media baja, como la mayoría de la gente, con intereses mejores que los de ser un cerebro vaciado de ideas propias y repleto de racismos, supremacismos y veneración por la jerarquía. Esto último parece un estigma centroeuropeo en cualquier momento del siglo XIX hasta nuestros dias. Hans, criado en ese mundo, era de los que no guardaba simpatía alguna al régimen pero tampoco lo demostraba abiertamente. Por tanto, puede contar su vida sin avergonzarse, sin ocultar zonas oscuras. El resultado es una travesía por el periodo nazi, de principio a fin, traumatica pero colosal. Una historia entretenida, emocionante y muy grande. Y si lo pienso, muy inspiradora.
Podemos encontrar una literatura de la II GUERRA MUNDIAL en sus aspectos bélicos, políticos, memorias de judíos, etc. Pero no tanto de alemanes que, de verdad de la buena, no eran ni militares de carrera ni nazis, sino gente sin fanatismos, y sin el estigma de pertenecer a una poblacion especifica. Aquí se da la suerte de que Hans era un tipo sensible y bastante culto. Herramientas notables para enjuiciar su tiempo y su situación cuando se es adoctrinado por el estado nazi, cuando se encuentra con prisioneros sovieticos, cuando cae herido y es tratado por monjas y sus especiales predilecciones, cuando asiste a la descomposición de una sociedad atemorizada por los delatores... la vida de Hans no sucumbió como otras debido a una combinación de suerte y buenas decisiones. Y en los muchos detalles que cuenta de ello esta la gracia del asunto. 
 El autor, periodista e historiador, logra poner en contexto los datos y las impresiones de Hans a la luz de lo que ahora sabemos. En 2013 recibe los manuscritos de Hans Horn, unas 5000 folios con acuarelas,  de parte de su hijo Tom Horn. ¿Se podrían resumir en un libro de 550 páginas? El resultado es un retrato de la sociedad alemana tras el tratado de Versalles vivo y cercano, sin las pretensiones de riqueza y poder que destilan los nombres más conocidos del régimen en sus biografías. Aquí vamos progresando en el periodo de entreguerras y la guerra como lo haría un ciudadano de la  militarizada Alemania. En realidad se lee como una novela: hay acciones de guerra, hay amor, hay anécdotas médicas, hay retratos sociales, hay hechos históricos...
La obra responde a algunos dilemas:
¿Cómo se hacía uno nazi? ¿De qué le servía? ¿Cómo vivían los alemanes que pudiendo ser nazis, no querían serlo? A esto responden los recuerdos de Hans Horn. 
Por otro lado, ¿que sabían los alemanes sobre campos de concentración, de exterminio, sobre deportaciones de judíos, o la degradación humana de estos últimos de forma cada vez más cruel y constante? ¿Como se vivió el desembarco de Normandia, o el atentado a Hitler en la Guarida del Lobo, entre la población civil? ¿Por qué no hubo mas rebeliones contra la autoridad si era visible el fracaso de las promesas de Hitler, y que la guerra estaba perdida? Hans, desde su propia vida, nos cuenta como vivio estas cuestiones.
Otro valor de sus memorias son los relativos al frente ruso. El llevo un diario cuando hacerlo estaba prohibido, y se han conservado muy pocos. Los relatos en el frente son, en esta ocasión, creo que muy buenos, fidedignos, y no ocupan ni la mitad del libro. Pero, listo como era, pudo emprender estudios de médico militar en lugar de volver al frente ruso. Eso sí, en el 44 se casó, como dicen los castizos, de penalti. No eran momentos para traer críos a semejante descalabro, entre bombardeos y hambre acumulada.
De estudiar medicina pasó a tratar a soldados heridos en el frente sin ninguna titulación ni conocimientos prácticos. En la fase final de la guerra, cuando la sociedad germana se hundía a pasos agigantados, fue testigo de macabros espectáculos: el hostigamiento de las autoridades nazis contra la población para no dar apariencia de rendición o de crítica al régimen, el trato a los presos de los campos de concentración, las negligencias grotescas de los nazis más fanáticos. Todo es brutal en Trencin donde ejerció, y de donde huyó. Hubo dos momentos críticos antes de su propia desmovilizacion: huir de un campo de internamiento en zona soviética, y salvar la vida en el último segundo (literalmente) antes de ser fusilado por una banda de partisanos ante la mirada tranquila de unos tanquistas norteamericanos. Todo muy de película, pero desde un recuerdo muy fresco en la memoria. 
Hans Horn acabó siendo médico de verdad en Dinamarca, con una vida provechosa pero torturada por los recuerdos. Murió en 1989, y el autor retrata sus últimos años con auténtico cariño. Da gusto leerlo.
En general, la lectura fluye entre el contexto general de la guerra y la historia personal de Hans. Es agradable, sin dramatismo ni exageraciones para conquistar al lector; la propia vida que llevó ya fue una odisea sin tener que exagerarla. El autor ha hecho amistad con el protagonista desde la lectura de sus memorias porque no era un nazi, sino un pobre chaval intentando sobrevivir a algo mucho más grande que él,  que se ve zarandeado por fuerzas demasiado grandes con las que no simpatiza pero con las que se ve incapaz de oponerse. Y esa simpatia por Hans es la que nos transmite, aunque él estuviera dentro de un uniforme de la Werhmacht. Creo que es el valor fundamental del libro. 
Un dato a la historia de Alemania:
Un 3 de octubre, hace solo 12 años, Alemania💰 terminaba de abonar los últimos pagos de deuda (69,9 millones de €) por las reparaciones de guerra e  intereses acumulados, 92 años después del fin del gran conflicto bélico. Hay que decir que en 1953 se le concedió una quita de la deuda del 62.6% del total de la deuda acumulada en los periodos de entreguerras y la posguerra. De lo contrario, el milagro económico posterior de la RFA no hubiera sido posible. 

martes, 27 de septiembre de 2022

LIBROS PECULIARES, MANUSCRITOS EXTRAVAGANTES Y OTRAS CURIOSIDADES LITERARIAS, de Edward Brooke-Hitching

 LIBROS PECULIARES, MANUSCRITOS EXTRAVAGANTES Y OTRAS CURIOSIDADES LITERARIAS, de Edward Brooke-Hitching 

 Un ameno libro muy ilustrado sobre libros extraños, excentricos, de esos que ejercen algun tipo de magnetismo sobre el lector. Un libro que parece enciclopedico por los distintos motivos por los que un libro o un manuscrito  puede ser extravagante, y no tanto por los ejemplos que muestra, que aun asi son muchos de verdad.
Hablamos de libros hechos con piel humana, libros sobre el diablo y afines como brujeria, el mundo sobrenatural etc. Libros de tamaño enorme o minusculos. De tematica extraña, de nombres raros, rarezas editoriales. Libros en lenguaje criptico, tanto desvelados como sin desvelar. Los libros que son fraudes, libros cientificos o religiosos que destacaron por algun aspecto curioso. 
Muchas veces no son libros ni manuscritos, sino formas de comunicarse por extenso sumamente originales.
A destacar las ilustraciones de ejemplos tan interesantes para cualquier bibliofilo que se precie tanto en el continente como en el contenido de la comunicacion escrita (o casi)







lunes, 26 de septiembre de 2022

LA FIESTA, de Margaret Kennedy

LA FIESTA, de Margaret Kennedy 

En algo en lo que coinciden varios lectores a la hora de evaluar esta novela es en criticar la reseña con que la editorial da a conocer el libro, Tiene poco de novela de misterio, en mi opinion nada. Entroncarla con el genero de Agatha Christie no me parece acertado. Darle esa importancia a los siete pecados capitales como se anuncia en la contraportada me parece pasarse de frenada.
Kennedy escribió en esta ocasión sobre las costumbres sociales del pueblo inglés a raíz de un suceso. Una literatura endogamica, o como dentro de una burbuja social un tanto peculiar. 
La fiesta  es una novela rural escrita en 1950 pero ambientada tres años antes, en la costa de Cornualles, y cuenta la historia de un hotel reconvertido en casa de huéspedes que es como bajar un par de peldaños en calidad. La lleva la familia Seddal y por ella pasan distintas personas, generalmente familias que viven con las estrecheces muy marcadas por la guerra recién acabada. Estrecheces materiales porque viven de cupones de ropa y racionamiento alimentario de ropa. De hecho, se distingue bien quien come de sobra y quien con lo justo. Hay estrecheces en las costumbres de la época debido al fuerte clasicismo reinante donde se evalúan de reojo antes de abrir la boca para saber qué pueden esperar unos de otros. Estrecheces de cara al futuro porque todos los jóvenes quieren "ser Alguien" mientras que la mayoría de los adultos parecen enterrados en vida.

Me suelen gustar estas historias casi costumbristas pero muy dialogada, con chispa, porque son un buen reflejo de la época, más que una obra más alambicada y con mayores pretensiones artísticas porque no se aleja del pensamiento y la vida común de la gente, que discurre más a ras de tierra. Aquí, por ejemplo, de vez en cuando cae una pincelada de opinión política del momento, de sabiduría popular, de retranca al ironizar sobre un asunto, ese tipo de cosas que saltan en cualquier conversación. Tanto las conversaciones como el punto de vista del narrador tienen, además, su punto moralizante. Los personajes tienen por objetivo llegar al final del día con las necesidades cubiertas y el ánimo lo más arriba posible. Esto último es lo que más cuesta y cuenta en el conjunto de sumas y restas que se ejercen unos a otros a lo largo del día en este hotel. Porque menos Nancibel y Gerry (aunque esto es más opinable), el resto son una panda de estirados según sus posibilidades. Como lo que podrían ser en nuestros días unos pijos sin dinero, que ya es triste.
Hay tres temas que despuntan en las 445 páginas: la lucha de clases y el ascenso social, el sentimiento religioso de culpa, y las consecuencias de la segunda guerra mundial, porque las restricciones materiales que el gobierno impone, los sacrificios sufridos, condicionan muchas circunstancias de los personajes, son una sombra que oscurece las conversaciones. 
La mayoría de ellos no parecen enteramente felices, más bien parecen ir asumiendo que, con la edad, es imposible serlo. Se manifiestan, o se culpan unos a otros, frustrados, reprimidos en sus deseos mas naturales. Para ellos madurar es enrocarse en posiciones defensivas aunque el costo de ello aumente cada año. Porque entre los azares de estos siete dias descritos, los personajes nos dan a conocer su propia historia, ya sea por el narrador omnisciente o por un arranque de sinceridad en una conversación.
En definitiva, una lectura muy relajante, de humor suave y amable a la vuelta de cada página. Se plantean diálogos sinceros, con espontaneidad, bien trenzados, y que nos dicen mucho de los personajes. La caracterizacion de cada uno de ellos, egoistas, iracundos, exasperantes, etc, completan un conjunto de personas de las que esperas un buen numero de chispas entre ellas. Eso es lo mejor del libro. A mitad de novela hay un ligero anticipo de como acabará todo, aunque desde el principio se sabe que esto no acabara bien.

martes, 13 de septiembre de 2022

LA CUERDA INVISIBLE, de Erich Hackl

LA CUERDA INVISIBLE, de Erich Hackl


Esta es la historia de Reinhold Duschka, un herrero y alpinista vienés, contada a través de las personas que mas lo conocieron. Principalmente una mujer, Regina, y su hija Lucía, judías ellas, cuando la vida se les complica con la llegada de los nazis al poder en Austria. Eso generó con los años, pese a las propias reticencias de Reinhold, que el gobierno austriaco lo conmemorara y que se lo declarara Justo entre las Naciones por Israel. 
El caso es que Regina, desde antes de la llegada al poder de Hitler, era comunista, y su círculo de amigos también. El autor reconstruye esa época, introduce a Reinhold en ese ambiente. Con la llegada de los nazis al gobierno de Austria empiezan sus problemas,  y es en 1941 cuando él se juega la vida escondiendo a madre e hija en su taller de herrero primero y en una bajera después. Entra dentro del género de judíos en la II Guerra Mundial. Los miedos, las suertes, los registros y las delaciones. Los bombardeos aliados. Todo bajo el recuerdo en tercera persona de Lucía que, por momentos, puede acabar en primera. Eran sus años de la niñez a la adolescencia. Le vino la primera regla, perdió el habla, y llegaron los rusos al final. Ese fue el momento de la liberación. 
Pero también hablan de él otras personas pasada la guerra: un ayudante de taller y compañero de escalada, su propia hija y su nieto. Su hija se enteró por otros.
El estilo de la narración es la de ir tirando del hilo de los recuerdos, pero con ciertas peculiaridades. Primero, que el autor interpreta con escenas imaginarias los escasos datos que alguien aporta, a veces vagamente. El segundo aspecto es que, para haber muerto en 1993 (nació con el siglo), a Reinhold nunca le interesó el andar colgandose medallas con lo que hizo en el pasado. Eso fue algo que otros sacaron a la luz y las distinciones llegaron cuando otros las pidieron para él. Incluso sus logros deportivos pudieron pasar desapercibidos. De el directamente no hay nada contado.

Como lector, me queda de nuevo la inquietante interrogante acerca de la muy deficiente desnazificacion de la gente común en Austria en los años inmediatamente posteriores al final de la guerra. Otra vez me llevo esa sensación al cerrar la última página de un libro sobre estos temas. 
El titulo del libro hace referencia a la responsabilidad que adquires sobre las personas con las que voluntariamente te unes en una cordada. En este caso era un compromiso que debia pasar oculto a ojos de extraños, obviamente. Sin embargo, el ejemplo de Reinhold me parece poderoso: a muchos de nosotros nos encanta ser señalados como montañeros, alpinistas, etc. Nos encanta colgarnos medallas a la minima oportunidad aun cuando aquello que hicimos esta ya mas visto que el sol de la mañana. Se nos llena la boca incluso de encontrar sentido a la vida a traves de nuestra actividad en la naturaleza, sobre todo entre montañas. Pero cuando ves a personas como Reinhold, que cumple mas alla de lo estipulado en la vida y no se cuelga medallas, cuando ves su respeto hacia las personas que aprende, con los años y las circunstancias, a llevar hasta el extremo si es preciso, y lees esa actitud civica que intenta seguir con su vida normal despues de la guerra, creo estar entonces ante un buen montañero de verdad, que no solo vale para subir montañas sino que las sube sin creerse mas importante de lo que es por hacerlo, que no lo hace para lucirse o le pasen la mano por el hombro. Que es de los pocos que leo cada dia que ha llevado esos valores a la vida. Que no pretende ser mas de lo que es, porque no le hace falta mentir, ni aparentar, ni liderar nada. La modestia de este hombre no tendria cabida en nuestras redes sociales. Modestia y redes sociales: yo no he visto esas dos palabras juntas en mi vida. Modestia y medios de comunicacion, tampoco. Mas bien te animan a ser lo contrario, confesemoslo.

Tal y como Reinhold quiso, su recuerdo queda sellado con la modestia de un hombre que no se consideraba por encima de nadie, pero tampoco por debajo. Queda claro que no siempre estuvo a la altura de algunas circunstancias que se le presentaron en la vida, pero pudo morir en paz mucho más justificadamente que tantos otros de su generación. De hecho, como pequeñas pinceladas, en esta historia de resistencia contra el poder nazi aparecen otras pequeñas resistencias ejercidas por gente gris, común. La suma de todas ellas es la que cuenta cuenta. Es otra lectura añadida del libro. 

Es una historia modesta y humilde solo por la actitud de ser un hombre que no andaba sacando pecho cuando podía. Una historia suya, pero también de otros, los que han hecho el esfuerzo de que no se olvidara. 
Una historia mínima, pero grande.
Un enlace para los más interesados aquí: https://theobjective.com/cultura/2022-02-22/reinhold-duschka-erich-hackl/

lunes, 12 de septiembre de 2022

MONTEVIDEO NOIR, de Hugo Burel

 MONTEVIDEO NOIR, de Hugo Burel

No voy a decir que me entusiasmara esta novela negra ambientada en 1964 y escrita en 2015, pero se deja leer hasta el final. Creo que le sobran demasiadas paginas de morosa accion. Se sostiene por desarrollo imprevisto del personaje principal, un viudo que deja su trabajo y se obsesiona con una jovencita vecina, casi puerta con puerta, llamada Beatriz. Podria parecer enseguida que este hombre, Keller, tambien la persigue en la distancia como Dante. Pero mientras este asciende al cielo desde el infierno, Keller, sugestionado por una novela tipo pulp fiction, acaba llevando el infierno a otros como quien no quiere la cosa. De ser un tipo gris pasa a ser un tipo gris y peligroso.

El final pide casi a gritos desarrollar al personaje principal, un Keller (mas tarde esta novela se convirtio en trilogia) que parece estar descubriendose a si mismo a cada rato. Eso significa que, en mi opinion, todas sus vueltas por la novela con sus pensamientos, lo han dejado un poco hueco: primero porque es un hombre en formacion de ser un asesino sin saber muy bien, inicialmente en la novela, por qué a un tipo normal y agradable le da por ahi. Tal vez eso sea lo mejor, el modo casi hipnotico de llegar a ser algo muy distinto de lo que venia siendo: ese deambular por las calles, esa mirada a Beatriz desde la distancia, esos planes por protegerla... aunque, como digo, tal vez abuse de ello. Y segundo porque tampoco sus pensamientos sean deslumbrantes en absoluto. Pero bueno, esto es entretenimiento y, como lo era en mi caso, ganas de conocer algo del Montevideo del siglo XX. Eso me ha gustado, Burel parece impregnar conscientemente muchos de sus rasgos en la piel de Keller, hay cierta honestidad en el personaje, que no parece impostado para ser Keller un tipo un poco raro.

Como digo, se deja leer bien.

Algo de lo mismo, una reseña en forma de podcast en RADIOMUNDO 1170 AM 
Otro enlace para saber en que mundo se mueve Keller en esta novela, aqui